ZARAKIEL

TE ADVIERTO QUE QUIEN QUIERA QUE FUERES, ¡ OH TU ! QUE DESEAS SONDAR ARKADIOS DE LA NATURALEZA; QUE SI NO HALLAS DENTRO DE TI AQUELLO QUE BUSCAS TAMPOCO PODRAS HALLARLO FUERA. SI TU IGNORAS LAS EXCELENCIAS DE TU PROPIA CASA ¿COMO PRETENDES ENCONTRAR OTRAS EXCELENCIAS?

EN TI SE HALLA OCULTO EL TESORO DE LOS TESOROS.

¡ OH HOMBRE, CONOCETE A TI MISMO !


I.G.E.O.M. MÉXICO

miércoles, 30 de mayo de 2012

THUNUPA: CAPITULO 1.4 De los Himalayas a los Andes

Como ya lo he dicho, a consecuencia de las grandes transformaciones que sufre la Tierra, moviéndose el eje e invirtiéndose los polos, ahora todo viene a modificarse paulatina pero radicalmente, y así tenemos lo que antes fue Oriente, ahora es Occidente e inversamente lo que fue Occidente hoy se convierte en Oriente; así pues hacia nuestra América se han desplazado las grandes fuerzas Serpentinas relacionadas con la espina dorsal del Ser humano y que corresponden a la Columna Sideral de la esfera terrestre.


Ahora respecto al nombre mismo de los Andes, debo hacer unas aclaraciones, ya que ancestralmente se tiene la costumbre de identificar a éstos con las cumbres nevadas y elevadas que conforman la actual orografía existente en la zona, pero hace falta decir, enfrentando a las burlas que puedan aparecer, que la palabra Andes deviene del radical lingüístico Antis, que es la denominación de regiones más bien tropicales y selváticas, puesto que esta zona circundante a la Cordillera Real, era parte integrante de la Gran Amazonía o Aamaru y a consecuencia de los cambios operados en el último Gran Pachakuti, derivó en la conformación con que actualmente la conocemos. A los escépticos y sardónicos les pregunto: ¿De dónde creen que proviene la alfarería, vestimentas y elementos de cacería que regularmente se hallan en las excavaciones de capas más profundas, por ejemplo en Taowanaku, mismos que son típicos de regiones templadas y hasta caniculares o tórridas.

La esfera terrestre tiene dos hemisferios; esto todo el mundo lo conoce; ellos corresponden a ciertas polaridades cósmicas que en un determinado momento hicieron de esta parte de América el punto original del nacimiento de una fabulosa Energía concentrada, y al ser este astro un Ente viviente, ingresa su ígneo poder en contacto con el núcleo central, llegando a trabajar sus corrientes como Fuego, Luz y Sabiduría, periódicamente polarizándose según los cambios geológicos registrados y moviéndose pendularmente entre los Andes y los Himalayas; es precisamente de esta corriente, que ahora la tenemos en los Andes y que es el original Oriente que tuvo la Tierra o el Ur-Ur (Oriente del Oriente), de donde surgen las grandes manifestaciones Iniciáticas, a partir del despertar de los Apus y Achachilas que durante eones se encontraban petrificados y que ahora, con la intervención magistral de Thunupa y el resurgimiento del Rayo Inka, tienen la inmejorable oportunidad de levantar sus rezagadas naturalezas de entre los ófricos túmulos de moles pétreas que les impiden liberarse, debido a la tiranía que ejercen sobre ellos los arcontes o árbitros del Destino.

Aunque más adelante voy a referirme concretamente a las Razas, debo adelantar algo diciendo que todas tienen su nacimiento, desarrollo, apogeo, decadencia y extinción, y de cada una resultan maravillosas excepciones que saben aprovechar el Sendero de la Vía Directa, mediante el cual llegan a eludir estos cambios del proceso natural que tiene toda evolución con su contrapartida consiguiente que es la involución, y cuando afirmo que a partir de 1992 el Centro Difusor de la Luz se encuentra en los Andes, de ningún modo estoy negando que del otro hemisferio y sus razas como ser los fenicios, egipcios, hebreos, chinos, tibetanos, hindúes, etc., se han generado grandes Seres, quienes han sido los responsables de aportar en los últimos diez mil años al equilibrio material y espiritual de las sociedades, ya que con grandes conocimientos y vocación humanística, han instruído a los Hombres para que puedan conducirse de la mejor manera posible. Que no hayan sido escuchados y menos aún comprendidos, eso ya es otra cosa, puesto que la humanidad prosigue en su acelerada decadencia, siendo muy pocas las excepciones de los Seres que logran escalar las grandes fronteras psicológicas y espirituales, habiendo por tanto en la actualidad rarísimos Seres Superiores que sostienen esa parte de la tierra incontaminada, donde habitan desde tiempos inmemoriales Humanidades Solares participantes del Concierto de las Conciencias Cósmicas.

Siendo la Historia eminentemente cíclica o repetitiva, la humanidad también adopta movimientos pendulares y circulatorios, mediante los cuales advertimos que los acontecimientos se dan, produciendo casi siempre los mismos resultados, y no obstante existir intenciones de perfeccionamiento, en realidad son pocos los logros que se obtienen en esta búsqueda muy propia de la naturaleza humana, ya que por haberse perdido la brújula o mejor dicho la metodología para alcanzar estos superiores objetivos a los cuales están llamadas todas las razas y culturas, son escasos los Seres que llegan a desarrollar esa perfección, y la gran mayoría queda rezagada al desperdiciarse todas esas maravillosas oportunidades que más bien otras especies inferiores saben aprovechar de mejor manera en el proceso evolutivo, cumpliendo leyes como la Entropía o del Trogoautoegocrático Cósmico Común, donde lo inferior puede servir de pedestal para el avance de lo superior, logrando asimismo su propia acelerada evolución, con el consiguiente caudal dhármico que más adelante cosechará.

No hay pueblo sobre la faz de la Tierra que no hubiese pasado por grandes tormentos de tremendas conmociones geológicas y psicológicas que ha vivido durante innúmeras existencias a través de una luenga historia de millones de años que se va cumpliendo con relación a la evolución e involución de las especies, tanto en la Tierra como en todo el infinito espacio; al afirmar que también se opera el proceso involutivo, y como ya lo expondré puntualmente en la parte concerniente a la antropo y cosmogenética en mi próximo libro "Taowanaku descifrado a la Luz de la Auto-Gnosis", los mundos al igual que las especies no son resultados exclusivamente de evolución y progreso, sino que, al agotarse todas las posibilidades de la mecánica evolutiva, y no existiendo voluntades ni capacidades que requieren de súper esfuerzos para superar el "non plus ultra" de la materia orgánica, que a la vez se encuentra sometida a leyes restrictivas imposibles de vencer automáticamente, y de no intervenir un resorte de orden superior, el descenso o degradación deviene en forma inexorable, y así diré que la Tierra, a través de los eones, ha sufrido también procesos invertidos.

Es importante añadir a lo que ya he escenificado con todo un panorama desolador de crisis, donde intervienen con alarmante incisión la inmoralidad, corrupción, desgobiernos, injusticias, inmenso caos, etc., debido a la falta de equilibrio entre el hombre y la naturaleza, los notorios contrastes existentes por la gran polución reinante, no sólo producto de los innúmeros deshechos industriales y el tormentoso como asfixiante smog que daña a una gran cantidad de poblaciones en la esfera, sino también y principalmente por los desperdicios humanos, resultado de la irresponsable fornicación que genera el instinto animal de los hombres y mujeres, y así, en cantidades considerables, diariamente emiten su simiente y con ella todo un cúmulo de energías altamente nocivas y tóxicas, además de constituirse en una tremenda potencia satánica puesta al servicio y surgimiento semi material de tenebrosos homúnculos y larvas infernales que pululan entre las infradimensiones, llegan a arrastrar inevitablemente al hombre hacia el desquiciamiento y la perdición.

Si bien la Simiente al interior del organismo es una majestuosa posibilidad de alcanzar los inefables goces y poderes del Ser Divinizado mediante la Castidad Científica practicada por parejas que se unen a Eroar en forma lícita y amorosa, y con la hermenéutica que emplea la Ciencia de la Ultra Potencia o Transmutación Alquímica, contrariamente todo orgasmo o eyaculación, por leve que fuere, siendo del hombre o de la mujer, o entre ambos, produce las calamitosas situaciones de estrago en la materia humana y en todo lo que le circunda, y es bueno aclarar, afirmando enfáticamente, que los efectos más desastrosos que se dan en las capas atmosféricas y que aceleran la destrucción del Ozono protector, el mismo que rodea a la Tierra para evitar las tremendas condensaciones de masas Heliónicas que las especies inferiores no son susceptibles de recibir directamente, resultan como consecuencia de la saturación de los vapores de fornicación provenientes de aproximadamente setecientas toneladas diarias de desechos seminales, cuyas moléculas contienen poderosas fuerzas potenciadas negativamente como gases venenosos, y que al chocar con la atmósfera, provocan tremendas chispas ultra-vibratorias que van destruyendo sin parar las benéficas defensas de la capa atmosférica, ocasionando la consiguiente rarificación del Ozono.

A raíz de esta falta vital, es que proviene la aparición cada vez más alarmante de diferentes especies de cáncer con la proliferación fortificada del "cancro" virus de naturaleza infra-dimensional que cotidianamente provoca millones de bajas entre las especies, puesto que interviene decisoriamente en el debilitamiento y alteración de la capacidad defensiva del organismo, y ante una mínima ofensiva de otros gérmenes más poderosos, las reacciones de contra ataque son nulas o deficitarias, y así una simple dolencia se puede convertir peligrosamente en fatal.

Se concluye pues que el hombre no sabe armonizar su propia naturaleza, desperdiciando todas sus posibilidades latentes al caer en el vicio de la fornicación que se vuelve dizque "normal", y repito: normal es igual a regla del mal, siendo por este motivo y con tan pésimas consecuencias, que se tiene generalmente aceptado el orgasmo eyaculativo con la pérdida de la simiente y valiosas sustancias estrógenas, como completamente natural y hasta de uso indispensable.

Lo grave del caso es que casi siempre el hombre no cede en su pertinaz inconducta, obviando indagar el por qué de sus errores, desatinos y desgracias sobrevinientes, y sólo cuando se encuentra en situaciones de crisis insostenibles, es que realmente siente su impotencia como materia y acudiendo a su Naturaleza Superior, quiere recién emplear nuevos métodos y correcciones, siendo en estas circunstancias cuando clama y suplica, respondiéndole las Humanidades Solares del Cosmos con toda su misericordia, al permitirle nuevas posibilidades, mismas que se otorgan en favor de los contritos, no sólo de la Tierra sino de distintas regiones de las periferias del universo, donde existen humanidades caídas como la nuestra y cuyo clamor es solícitamente atendido por los Cielos.

Además de esta parte caótica que atinge negativamente a la humanidad con los grandes cambios geológicos que ya empiezan a manifestarse, y como corolario del psiquismo degenerado, se tienen las revueltas sangrientas, el trato inmisericorde, la irrefrenable angurria de voraz codicia y tormentosa envidia, la intolerancia en el seno de la sociedad, aún hablando de pequeños núcleos como la familia, así sea entre cónyuges, padres e hijos, hermanos etc.; entre los miembros de una determinada religión, profesión, ciudad, etc.; esta infernal beligerancia también se refleja entre las etnias, regiones, países y continentes, interviniendo los individuos en concordancia a las actitudes diabólicas que aparecen por doquier dentro del maremagno social, y en cuyo desbarajuste atrabiliario ha olvidado las prácticas de fraternidad, solidaridad y armonía, con cuyas Virtudes sería otro y bien saludable el estado de convivencia humana.

Con los datos reveladores de la hecatombe moral que se experimenta y que a toda costa el sistema imperante trata de disimular con infantiles eufemismos, se demuestra con claridad suficiente que el Gran Pachakuti con su demoledor poder como castigo y su inmensa taumaturgia reconstructora, tiene que estar ya presente entre los hombres, determinando con su estremecedor mensaje dhármiko-kármico la ruptura de un sistema caduco y su respectiva contra parte de purificadora reconstrucción.

Qué signos más claros son estos que expongo del actual estado agónico en que se debate la humanidad reflejando patéticamente que los tiempos del fin ya no son meras especulaciones intrascendentes, sino que los vivimos aquí y ahora, precisándose de voluntades de acero si acaso se pretende escapar del círculo vicioso que ya atinge a casi toda la humanidad, envolviéndola en una fatal cadena degradativa, donde a consecuencia de la flagrante inmoralidad, el hombre se encuentra huérfano de apoyo y pareciera que no hay nada ni nadie en la materia que pueda acudir en su auxilio.

Vivimos así el trazado de una nueva fundamentación que abarca prácticamente la naturaleza integral del hombre, al reformular el sistema de orden imperante hasta ahora, intentando encontrar una alternativa superior de conducta que se aproxime a los grados de precisión matemática, comunes a los Seres Conscientes de la Humanidad Solar, permitiendo elaborar una proyección que tome en cuenta cambios de metodología que corrijan los desaciertos, incongruencias e imperfecciones del pasado, pero aprovechando al máximo las experiencias vividas hasta hoy como elementos válidos y ejemplarizadores para poderlos evitar, y así nunca más vuelvan a ocurrir.

Baste entonces reafirmar axiomáticamente que en los Andes están depositadas con la autorizada intervención de Thunupa, inmensas riquezas de las potencias Cósmico-Telúricas, con revolucionaria capacidad de convertirse en panacea y refugio de quienes - atormentados por el peso de sus karmas- busquen el perdón para sus almas y el alivio de sus cuerpos, pudiendo de este modo intervenir entre las Huestes Angélicas que están predestinadas a vencer toda enfermedad y hasta la muerte. Este es pues el gran secreto y el formidable Tesoro de los Andes y de los Himalayas, ahora ofertados a la humanidad desde los nevados Andinos, con su Centro Irradiante: Taowanaku, Isla del Sol y zonas circundantes; con su brazo ejecutor: Thunupa, Kristo Rojo de Acuario y sus cuarentiocho Inefables Seres alados, accediendo para ello al contenido filosófico doctrinal del Rayo Inka, en cuya praxis desarrollada en la vida doméstica que no excluye al medio específico al cual nos debemos, se logra el reascenso moral y espiritual de la Humanidad, a cuyo fin se ha mantenido Wirakocha Melkisedek durante milenios en perfecto mudra de Bhakti Ioga recurriendo ante los Cielos en apología por toda la Humanidad. (Ver gráfica número 1).

Vuelvo pues a insistir y reafirmo: La parte positiva de un Pequeño y todavía mejor un Gran Pachakuti, es dejar sentadas las bases sólidas de una nueva Civilización con renovados ingredientes de orden cultural, científico, místico y filosófico que permitirán en caso de una respuesta positiva de la humanidad, que los Hombres otra vez y al fin, puedan gozar el Edén y el Paraíso aquí en la Tierra, o sea, que las condiciones retornen a ser Celestiales con la consiguiente reformulación de la conducta del Hombre, imbuido ya de las más nobles Virtudes encarnadas con el Ser.

Para concluir este primer capítulo diré: Himalaya es la Verdad más allá de cualquier engaño o sofisma, mientras que Andes, complementariamente, es la Vía Directa, el Óctuple Sendero, aquél que una vez abandonaron los ángeles rebeldes y cuyos Pórticos Divinales hoy Thunupa está abriendo plenamente para que el Hombre osado e impecablemente virtuoso, lo transite en forma total hasta alcanzar triunfalmente el Glorioso Reino Celestial.

A.Z.F., V.M.K. EL TAWA MANU

Follow by Email

Te Invitamos a Suscribirte

Grupos de Google
Suscribete a LA SAGRADA IGEOM.
Correo electrónico:
Consulta al grupo