ZARAKIEL

TE ADVIERTO QUE QUIEN QUIERA QUE FUERES, ¡ OH TU ! QUE DESEAS SONDAR ARKADIOS DE LA NATURALEZA; QUE SI NO HALLAS DENTRO DE TI AQUELLO QUE BUSCAS TAMPOCO PODRAS HALLARLO FUERA. SI TU IGNORAS LAS EXCELENCIAS DE TU PROPIA CASA ¿COMO PRETENDES ENCONTRAR OTRAS EXCELENCIAS?

EN TI SE HALLA OCULTO EL TESORO DE LOS TESOROS.

¡ OH HOMBRE, CONOCETE A TI MISMO !


I.G.E.O.M. MÉXICO

lunes, 4 de junio de 2012

THUNUPA: CAPITULO 7.1 La Verdad se impone a la anti historia.


Por primera vez en la Historia, se van a aclarar muchos conceptos y a descifrar intrincados enigmas, cuyos símbolos proféticos se encuentran esculpidos en piedra en la Gran Metrópoli de Taowanaku, en esa portentosa Esfinge de los siglos idos que es la Puerta del Sol, y ante la cual hube de enfrentarme valerosamente en los mundos internos para poderle extraer sus trascendentales misterios que constituyen el auténtico Tesoro entregado por los Dioses en beneficio de la Humanidad. Muchos han sido a través de los tiempos quienes se propusieron investigar con verdadero celo iniciático los secretos guardados en dicha súper escultura megalítica, pero en realidad fueron vanas intenciones, toda vez que los espíritus guardianes que protegen los Sagrados Recintos, no permitieron la develación antelada de sus Arkadios, ya que la hora aún no era llegada, y sin embargo, ante los Grandes Iniciados que auscultaron internamente y con propiedad meritoria los símbolos de Taowanaku, de algún modo lograron ciertos adelantos que han permitido conocer en parte algunos de sus herméticos Sellos.

Lastimosamente lo que hoy en día se tiene sobre la superficie en la región de la Metrópoli Iniciática es muy pobre para poder representar siquiera por asomo la magnificencia y esplendor de aquel Suelo Sagrado, exceptuando la prolija labor del Ing. Naval y Astrónomo austro alemán Arthur Posnanski Alexander, (de original apellido Romané, esto es ARA), quien convertido en Bolivia como eficaz Arqueólogo, hizo posible la parcial reconstrucción de los Templos de Kalasasaya, rediseñando con buen tino profesional y gran intuición de su Ser las bases de la importante actual erección arqueológica.


Sin embargo, y por otro lado, es muy notoria la desidia de las autoridades bolivianas para intentar siquiera en parte coadyuvar a la mejor presentación y asistencia a la zona, ya que no se cuenta hasta la fecha por lo menos con una buena carretera que una la ciudad de La Paz con dicha Capital Cósmica, a pesar de los escasos 71 kilómetros que distan entre una y otra localidad; si tal impedimento se resolviera, al igual que los accesos a Samaipata en Santa Cruz, podría atraerse un mayor flujo Científico Iniciático, asegurando múltiples beneficios culturales y económicos.


En este aspecto también se ha hecho patente la total indiferencia de organismos culturales internacionales, que han ignorado por completo su apoyo para el levantamiento más minucioso de esta importantísima zona, toda vez que puedo afirmar categóricamente y con autoridad íntima, que lo conocido y hoy visible ante los ojos materiales es apenas un 14% de la estructura total que incluye al Centro Ceremonial, al Gran Sendero de la Vía Directa, los Desvíos Espiraloides y la Gran Vía entre la Vida y la Muerte, que se encuentra extendida esta última entre las primigenias Pirámides de Anubis, el Tres Veces Grande Dios Ibis de Totihuanak o Totihuakán del Gran Tenochtitlán, el Supremo Juez rescatado recientemente de las entrañas mismas de Chacaltaya y restaurado en su Trono de Pumapunku; luego se tiene la Pirámide Solar de Zebaoth, el Misericordioso restablecido en su Trono de Akapana, luego de vencer la Cósmica Katancia de permanecer por millones de años encerrado y decapitado en el Mururata, para finalmente constituir en el Gran Sajama o Maitreya.


A pesar de los criminales y continuados saqueos que ha sufrido la zona, haciendo que se pierdan innumerables piezas de gran valor y contenido profético; no obstante la irracional destrucción operada por los ambiciosos e ignorantes conquistadores peninsulares que fragmentaban los monumentos pétreos buscando oro físico en sus interiores después de desnudar las riquísimas ornamentaciones exteriores, lo más importante de la riqueza espiritual que contiene Taowanaku, ha permanecido hasta nuestros días, aunque desvalijada de sus maravillosas piedras preciosas, y es la Puerta del Sol, con sus Ocho Claves, para que mediante su resolución se retome el camino del cual la humanidad se había apartado desde la fatal caída en la generación animal simbolizada por la metafórica manzana del ruin pecado original.


Actualmente nuestra sociedad es manejada por un sistema de desinformación increíble, toda vez que ya merodeamos el Siglo XXI y se cuenta con una sofisticada tecnología con la cual se pueden entender ahora muchos de los entuertos que han constituido tabúes u óbices para conocer la verdad sobre muchos hechos ocurridos en lejanos pasados, y sin embargo, persiste un permanente interés para que la Verdad sea zorrunamente ocultada a las grandes mayorías, existiendo una similar situación en los hechos reales de lo que acontece en la serie cinematográfica "El planeta de los Simios", donde el guionista refleja en su ficción, muchas de las estratagemas que en la vida real utiliza el sistema imperante, impidiendo la develación de las verdades, perpetuando su dominio gracias a la ignorancia, el engaño y el terror a lo desconocido.


Una de las grandes verdades que se teme externar al público es la relativa a los aspectos evolutivo involutivos que se cumplen en la materia orgánica de las especies, y que más allá de las teorías Darwinianas, se puede encontrar nítidamente establecido dicho proceso en los Escalones de los Cuatro Pachas, ante el arrodillado Wirakocha en el centro de la Puerta del Sol, y con cuyos fundamentos ciertos de una Ciencia muy evolucionada, se puede afirmar categóricamente que gran parte de la humanidad actual, deviene de una antigua manipulación de la genética simiesca, y no como en su forma inversa se ha venido presumiendo, toda vez que de ciencia antropogenética y cosmogónica, nuestra humanidad se encuentra aún en pañales, disponiendo únicamente para salvar la ignara situación, de apenas inconexas como infantiles teorías, como aquéllas del fanatismo dogmático e ignorante que impuso sus ciegas leyes al respecto hasta no hace mucho, bajo el criminal imperio del terror y la mordaza intimatoria.

En el film que les he mencionado líneas arriba, se demuestra cómo la mentalidad retrógrada de los que llegan a dominar, teme el esclarecimiento de la Verdad; de igual manera las sociedades actuales están cometiendo los mismos yerros que los simios de la referida película, y es que nuestra humanidad en su patética involución, que puede ser negada por la pseudo ciencia pero no por los hechos reales, pues ya emanan de su psiquis, actitudes claramente animalescas, además de las muy notorias manifestaciones somáticas con mutaciones que personalmente denomino zoomorfia, siendo todo ello producto y consecuencia de la degradación genética, traducida en actitudes meramente delictivas y depravadas, muy por debajo de la natural manifestación propiamente instintiva.

Ha llegado así el momento triunfal de oponerse en forma tenaz contra la anti historia e inhumanidad que viene reinando, buscando por sobre todas las cosas la supremacía de la Ciencia Superior, con sus legítimos patrones ultra físicos, aprovechando los descubrimientos de las energías psíquicas existentes en todo hombre, cuando re encauza su búsqueda en el auténtico sendero que es su laboratorio interior, donde subyacen capacidades infinitas de cognición, dispuestas a externarse tridimensionalmente.

Cuando en breve la humanidad ya se encuentre en pleno aprovechamiento de su estructura mental superior, no tiene por qué seguir manteniendo la estulticia actualmente en boga, retornando victoriosamente al uso de sus antiguas facultades metafísicas pero en forma natural y corriente, toda vez que lo esotérico o secreto habrá desaparecido por completo siendo de uso cotidiano y común toda la hermenéutica y nomenclatura iniciática, sin equívocos, restricciones o mezquindades como ahora ocurre, cuando a falta de meritorios aspirantes, ésta debe encubrirse mediante símbolos o alegorías sólo descifrables por quienes tienen los avances espirituales precisos para extraerles su respectivo "nóumeno" esclarecedor.


De esa manera, muchas de las preocupaciones que hacen al hábito de la conducta humana de este presente que ya se acaba, van a ser echadas por tierra debido a su obsolescencia, y naturalmente, cualquier cantidad de vanas inquietudes que hoy nos abaten como a hormigas infatigables en la consecución de tales o cuales objetivos en el campo material, van a dejar de tener la importancia que ahora le otorgamos, pues el conocimiento de la Verdad hará alejarse de muchas cosas superfluas que actualmente constituyen el motor y centro principal en la generalidad de agobiantes actividades que despliega el moderno y "estresado" hombre máquina.


Se tendrá así el derrumbe de muchos sueños, ilusiones y vanas expectativas, dándose paso y apertura a una nueva realidad, que de por sí, ahorrará un cúmulo de energías y recursos materiales, puesto que nuestros actos ya serán conducidos hacia cánones altruistas, más concisos y efectivos para alcanzar nuestras equilibradas como justas metas, dejando atrás todo proceso inútil o dilatorio.


En el friso principal de la Puerta del Sol se encuentran Claves de las Enseñanzas Herméticas que valen más que todo el oro del mundo, toda vez que mediante ellas, la humanidad dispondrá inmediatamente de una gran sabiduría legada por Humanidades súper evolucionadas, relacionada con aspectos genéticos, alquímicos, astronómicos, medicinales, antropogenéticos, matemáticos, Teogónicos y proféticos, gracias a cuyo auxilio se descartará gran parte del conocimiento con sus actuales modelos científicos y espirituales, dejando boquiabierta a la cándida sabihondez de basamento meramente intelectivo, al darse un categórico revés a la manida desinformación anti histórica.

En Taowanaku se guardan todos los secretos de la Humanidad desde sus remotos orígenes, pasando por los prodigiosos conocimientos que se desarrollaron en épocas luminosas, haciendo fantásticas revelaciones de lo que ahora mismo está ocurriendo a nivel mundial y terminando con las pasmosas predicciones de su inmediato futuro.


Como algunos visionarios Iniciados ya lo previeron, en Taowanaku se explica con increíble exactitud los acontecimientos pasados, presentes y por venir, siendo germinadora de la Consciencia Cósmica como original asiento aquí en la Tierra de las primeras Civilizaciones Solares llegadas del Espacio, las mismas que emigraron de sus nativos mundos a consecuencia del súbito cambio de las condiciones de existencia, cuando en remotísimo pasado y por efecto de intensas explosiones estelares, desaparecieron en otros Universos de los confines espaciales, muchas esferas pobladas, cuyas gentes han tenido que venir a establecerse por millares en nuestro globo terrestre así como preferentemente en otras latitudes galácticas.


Con relación a este espectacular relato, quedan hasta hoy cantidad de referencias conocidas como de carácter mítico, pero que de algún modo están reflejando parte de esos hechos acontecidos en diferentes ocasiones. Uno de los principales datos que se tiene respecto al origen de la Tierra y que no se debe descartar, es el relativo a que existió un enorme astro en cuya superficie vivieron durante millones de años civilizaciones muy elevadas; como las condiciones para contener la Vida se fueron perdiendo paulatinamente, tuvieron que acudir en masivas migraciones en busca de esferas favorables para intentar re establecerse, iniciando períodos de ajustes, según las exigencias de otros ambientes.

Al respecto, y para quienes no lo hayan advertido, quiero relatar un hecho extraordinario acaecido siete años atrás aproximadamente, y es posible que debió observarse mundialmente; el mismo ocurrió cuando me encontraba radicando en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, pudiendo llegar a ver, en compañía de una veintena de testigos, al encontrarme de visita en casa del matrimonio formado por los esposos Lorgio Saucedo y Mary Jiménez, una fabulosa cohorte de Naves espaciales de por lo menos cuatro tipos y tamaños, y que en cantidad estimada de unas mil quinientas, se desplazaban por los despejados cielos visibles desde abajo, en perfecta conformación cuando eran cerca de las siete de la noche, habiendo sido observadas detenidamente, ya que su paso se verificó durante casi una hora, dejando totalmente fascinados a los expectantes de tan magnífico acontecimiento. Ese traslado espacial por supuesto no estaba proyectado hacia la Tierra, sino que se dirigía raudamente hacia otros distantes mundos, tal vez en busca de mejores condiciones que las existentes aquí entre los hombres, caracterizados como se hallan por su arrítmica naturaleza egoísta y pendenciera.

Una leyenda que merece tomarse en cuenta por su gran aproximación a los hechos reales relata que la Tierra es hija de la Luna, y por tanto, ésta es más antigua que la esfera terrestre, debido a lo cual son notablemente decisorias las influencias del ahora satélite sobre muchas de las actividades que aquí se realizan; otra verdad aparentemente mítica, es la relativa a que existió una Luna muy grande y que al ser despedazada merced a violentas explosiones, desapareció como tal, llegando a formar otras dos materias esferoidales, una de las cuales es nuestra actual Tierra.


También es altamente rescatable lo que mucho se comenta en círculos esotéricos respecto al famoso "planeta" Amarillo que se supone existió entre Saturno y Júpiter, aparte de un caso aún más misterioso de otra esfera que tuvo abundante como desarrollada civilización altamente tecnificada, y cuyas referencias muy vagas, pero auxiliadas por la ciencia ficción, se nos describe en los fabulosos relatos de historieta y en este caso se trata de Kriptón.


Así pues, adentrándonos en lo que constituye la Proto-historia del Hombre como habitante de la esfera terrestre, se hace ineludible destacar la indiscutible preponderancia de Taowanaku como centro irradiador de la cultura, y desde donde, como Ñoke, hube de entregar singulares enseñanzas en beneficio de la humanidad, y que después, andando los tiempos, aparecerán retaceadas en el Pentateuco, como un medio práctico que tuvo el Gran Moisés, de adaptar en maravillosa síntesis toda una relación de los orígenes mismos del Universo.

Ampliamente conocido desde remotos tiempos como Metratón en mi condición de Patriarca de la mítica Arcadía, posteriormente fui reconocido como Ñoke o Samón en tierras que ahora conforman los países de Perú, Bolivia, Ecuador, Chile, Brasil, Paraguay y Argentina, apareciendo luego, por las deformaciones lingüísticas, como Enoch, Enok y hasta el mismo Noé bíblico, antes el Manú Vaibaswata, pero siempre como viva encarnación del Gran Maestro Zanoni, para dirigirme mucho después hacia Egipto y manifestarme como Hermes Trismegisto, entregando las Tablas Esmeraldinas, o sea la posterior denominación de El Kibalión, que es la Gran Llave del León, preparando las bases para el posterior triunfal nacimiento del Sublime Mártir de Judá que llegó a ser Jesús El Kristo, excelso Redentor Cósmico de la Humanidad.

En Taowanaku finalmente se encuentra la verdadera historia del Hombre, y toda vez que ahora la estoy dando a conocer al mundo contemporáneo, refutará categóricamente a la anti historia, desenmascarando sus falsedades que han obedecido a los oscuros intereses antes referidos, manteniendo a las gentes en el engaño, error e ignorancia; de esa vil manera, la desprevenida humanidad terrícola ha vivido en suspenso y tinieblas nebulosas respecto a su propio origen y destino final.


La antigüedad de Taowanaku, la puedo remitir a la génesis misma de la Tierra, esto es, tres mil millones de años, ¡Qué fabuloso¡, ¿Verdad?, pues así es cuando hay que referirse en términos aproximadamente proto históricos a su remoto pasado, pudiendo decirse muchas cosas respecto a lo que fue, alrededor de dieciocho millones de años atrás, pero fundamentalmente a su reciente gloria y apogeo en tiempos de Lemuria, que apenas data de cuatrocientos mil años, o la relativamente cercana decadencia que se verificó en tiempos de Atlántida, trece mil años atrás.

Fácilmente podrá darse cuenta el Lector, qué ridículos resultan los inexactos datos de la desinformada Arqueología oficial, que apenas remite a Taowanaku y en el mejor de los casos, a unos tres mil quinientos años de existencia, cuando en realidad y verdad, esta antiquísima Metrópoli de la Cultura y la Civilización, es la auténtica Cuna de la Humanidad terrestre, y esto lo afirmo con plena autoridad en mi condición del Kumará Zakaki, ahora El Tawa Manú, Archi-biólogo de la Misión Antropogenética de infinitos Universos, presente nuevamente en esta esfera para concurrir prestamente entre otros misericordiosos Seres a la imparcial calificación de las especies aquí existentes.

A.Z.F, V.M.K. EL TAWA MANU

Follow by Email

Te Invitamos a Suscribirte

Grupos de Google
Suscribete a LA SAGRADA IGEOM.
Correo electrónico:
Consulta al grupo